LEE CHANG-DONG Y LA NUEVA OLA FRANCESA

Lee Chang-dong es un director surcoreano que, a pesar de que llegó al mundo del séptimo arte relativamente tarde, ha conseguido posicionarse como uno de los principales auteurs del cine independiente surcoreano creando películas sobre personajes que están a merced de circunstancias que escapan a su control y que, en mi opinión, tienen muchos rasgos estéticos en común con las películas que forman parte de la conocida como “Nueva Ola Francesa”, un movimiento artístico que surgió a finales de la década de los 50 y que acabó convirtiéndose en uno de los principales movimientos del Cine Artístico Europeo. 

Al introducirnos en el mundo cinematográfico de Lee Chang-dong, podemos observar claramente que detrás de cada una de sus historias hay un cierto deseo de provocar, e incluso conmocionar, al espectador. En Green Fish (1997), por ejemplo, el protagonista decide volver a su hogar tras terminar el servicio militar sólo para descubrir que su familia se ha fragmentado y que su pueblo ha sido completamente destruido para dar paso a nuevas y más modernas viviendas. Al mostrar los apartamentos de nueva construcción que reemplazan a las casas antiguas, Lee Chang-dong consigue dar visibilidad a la enorme brecha entre clases sociales que se ha ido generando por culpa del llamado “progreso”, y a través la disfunción y la inevitable disolución de la familia del protagonista, cómo el rápido desarrollo que ha ido experimentando Corea del Sur desde la década de 1960 está desembocando en la pérdida de los valores tradicionales de la sociedad coreana. En Oasis (2002), en cambio, lanza a una feroz crítica a la discriminación hacia las personas con algún tipo de discapacidad o enfermedad mental, y a aquellos prejuicios que aún persisten en nuestra sociedad a raíz del aprendizaje social y la conformidad con las normas sociales. Y en Secret Sunshine (2007), expone sin ninguna clase de tapujos la hipocresía de la moralidad impuesta por el cristianismo evangélico. El gran uso diegético de la canción Mentiras de Kim Choo-ja en una de las escenas de la película subraya magistralmente este cuestionamiento de la fe, así como la lucha de los individuos en una sociedad ferozmente crítica y desvergonzada.

Por otro lado, considero que Lee Chang-dong tampoco tiene miedo a enfrentarse a la parte más oscura y atroz de la naturaleza humana. Casi todos sus personajes principales están al borde de una crisis mental, o incluso de la muerte. Además, ha mostrado hasta la fecha más interés por las personas con discapacidad que cualquier otro director de cine contemporáneo. En Green Fish (1997), el hermano mayor del protagonista sufre de epilepsia. En Oasis (2002), Lee no sólo muestra la historia de dos marginados de la sociedad coreana, sino que además decide llevar su interés por los “romances tabú” al extremo, imaginando una relación romántica entre una mujer que es ignorada por toda su familia por tener una parálisis cerebral severa, y un hombre con cierto retraso mental que no sólo intentó agredirla sexualmente, sino que además asesinó a su padre. También hay una escena brillante hacia el final de Secret Sunshine (2007). La protagonista de la película insta al farmacéutico a que la lleve a un campo, y una vez allí intenta obligarlo a tener relaciones sexuales con ella a pesar de que sabe que está felizmente casado. Mientras ella se acuesta en el suelo, Lee Chang-dong proyecta la escena al revés, dejando el brazo de la protagonista fuera de pantalla. De este modo, a los ojos del espectador ella queda completamente desfigurada, dando a entender que su trauma, todo ese sufrimiento que había ido acumulando con el paso del tiempo, ha acabado dejando una huella permanente en ella.

Otro aspecto que me hizo pensar que sus películas podrían formar parte de la “Nueva Ola Francesa”, es el hecho de que hay una clara apuesta por el realismo y la ambigüedad en todas las películas que ha dirigido hasta el momento. Para empezar, el ritmo de edición y la narrativa son bastante lentos, y suele hacer tomas mucho más largas que las que se hacen en Hollywood como por ejemplo, la escena del restaurante de Oasis (2002). Dicha escena se compone únicamente de una toma larga e incómoda en la que el director muestra cómo los protagonistas entran en un restaurante y de inmediato se les dice que están cerrando porque la presencia del discapacitado Gong-ju los hace sentir incómodos, y para finalizar enmarca como la pareja es expulsada ​​de este espacio social, expresando visualmente al mismo tiempo todo lo que el espectador necesita saber sobre la situación personal y social de ambos.

Además, suele utilizar iluminación natural y rodar en exteriores, tomando una clara distancia en ese sentido también de las películas producidas en Hollywood. Y es que parece que Lee Chang-dong, al igual que el director alemán Friedrich W. Murnau, está interesado en “la realidad del espacio dramático”. La composición de su imagen no la deforma ni le agrega nada, no es pictórica en ningún sentido, solo obliga a la imagen a revelar su profundidad estructural, a resaltar la realidad, las relaciones preexistentes que se vuelven constitutivas del drama. En sus películas, la realidad se desnuda, “como un sospechoso que confiesa bajo el implacable interrogatorio de un policía”. Por tanto, a pesar de que sus películas están menos envueltas en florituras estéticas que la mayoría de películas que se proyectan hoy en día en las salas de cine, están perpletas de escenas profundas y emocionantes, donde el mundo que nos rodea se desnuda dejando expuesta toda su crueldad y fealdad para el espectador, y el único elemento de la mise-en-scène que realmente se hace notar es “el movimiento de personajes”, es decir, las maravillosas interpretaciones de los actores. Tal y como se puede apreciar en esta maravillosa escena de Burning (2018):

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s